12.27.2010

Thriller

El suave contacto de la piel contra el terciopelo azul del sillón era una suave caricia reconfortante. La cálida noche estrellada y el silencio nocturno generaban una sensación de paz y tranquilidad que no tendría en otro lugar, o quizá que no DEBERÍA tener en otro lugar. Sin embargo, ese silencio abrazador y la oscuridad completa del cuarto generaban más una sensación de intranquilidad que de placer.
La película recién empezaba y la música de fondo comenzaba a sonar. El horrible sentimiento de ser observada perturbaba a la dueña de casa, pero bastaba con voltear la cabeza y mirar por la ventana para ver que la cortina de la casa vecina se movía bruscamente. “Chusma”, pensaba. Su vecina siempre había sido así y era algo que le molestaba terriblemente. Desde que compró aquella casita en las afueras de la cuidad para pasar los veranos, esa mujer la espiaba siempre que podía y no dejaba de preguntarle impertinencias. No había ocasión que desperdiciara para cruzar la pequeña calle desgastada y tocar el timbre para averiguar qué hacía o con quién estaba su vecina.
Le devolvió a su cabeza la posición inicial, clavó sus hermosos ojos azules en la pantalla del televisor y acomodó su rubia cabellera. “Qué más da”, pensó, “No hay nada que pueda avergonzarme, sólo miro una película”.
La trama siguió desarrollándose ajena a todo, la chica siguió mirando la pantalla mientras el asesino avanzaba cautelosamente.
Tocan el timbre y se ve obligada a desatender la película y molesta se levanta del sillón de terciopelo azul. “¿Quién puede ser a esta hora?”. Pregunta en voz alta sin recibir respuesta. “Se habrán equivocado”, piensa, y como no escucha nada decide no darle importancia y regresa a su sitio.
Llega justo para ver al hombre que ingresa a la casa, sin hacer ruido, por una ventana que no tenía traba.
Su mente se detiene por un instante “Las ventanas”, ¿Las había cerrado correctamente? Siempre lo hacía pero no estaba segura. “Me estoy volviendo esquizofrénica. Sólo estoy asustada por la película”. Logró tranquilizarse y se concentró en la televisión. El asesino caminó lentamente por atrás y sacó un arma filosa ¿Qué era? ¿Un cuchillo? eso parecía, pero no pudo observarlo bien, en un segundo su cabeza cayó inerte sobre el hombro mientras que el hombre limpiaba el arma con un pañuelo y salía sigilosamente por la puerta.
La película terminaba, por fin, después de hora y media. Había sido realmente terrorífica. Mientras pasaban los créditos vuelven a tocar el timbre. La vecina entra.
-¡Querida! ¿Puedo pasar?- preguntó aunque ya se encontrara dentro del vestíbulo. La puerta estaba abierta.
-¡Qué peligro! Deberías tener más cuidado. Dejaste abierto cuando saliste la última vez.
Al no obtener contestación se sintió ofendida, pero no sorprendida. Sabía perfectamente cuánto odiaba que le dijera lo que tenía o no que hacer.
-¿Qué mirabas? ¡Una película! ¿Estaba buena? ¿Entretenida? Parece de terror, lo digo por la letra de los créditos; la letra es así, como si chorreara sangre ¿No? ¿Te gustan esas películas? Yo las odio, son todas iguales, todas malas ¿cómo se llamaba esta? ¡Ah! Ahí dice: “En la oscuridad” ¡Qué mal título! Parece una de esas donde el asesino mata a la típica chica rubia de ojos azules…
La insoportable mujer se sentó a su lado en el sillón y siguió hablando sin siquiera notar que su vecina yacía muerta desde hacía una hora. 

SCARLET

12.26.2010

Seamos claros...

Me importa un rábano lo que pienses de mi. Si te caigo bien o no, es tu problema, no el mio. Yo soy como soy, no cambio por vos y no cambio por nadie porque así me gusta estar.  Nunca le pedí a nadie que me entienda, se que es algo muy difícil de lograr, soy consciente de que mi cabeza no va como la del resto en muchos aspectos. Lo único que quiero es ser aceptada, pero esa aceptación no te la voy a insertar yo, tiene que ser realmente sentida y tenes que dármela porque así lo deseas.No necesito tu opinión, así que no me la des a menos que yo te la pide. No me malinterpretes: no quiero parecer mala, no es que no aprecie la ayuda, solo quiero que quede bien claro que no soy dependiente de nadie y eso te incluye. Si camino por la calle y la gente me mira, que mire; si le molesto, entonces que gire la cabeza, pero no me pidas que cambie, porque no lo voy a hacer. Es MI vida y YO elijo que hacer con ella.

SCARLET

12.22.2010

Indefensa contra su mente

¿Cómo te fue en el cole? Es la odiosa pregunta que me recuerda que sigo atada a la rutina del día a día. Sin prestarle atención sigo caminando hasta mi cuarto. La puerta se abre con un chirrido dando paso a mi desolado mundo donde las sombras se confunden con la realidad y esta parece una pesadilla, o quizá si lo sea. Una interminable que me hace indefensa frente a la rutina.
Sin prender la luz me acuesto en la cama boca abajo. Me fue mal, como siempre. La humedad que causa mi aliento entrecortado contra la colcha  roja me molesta en la cara y me doy vuelta. La luz azulada de la tarde ilumina apenas el cuarto y mirando alrededor pienso en las sombras que bailan sin dejarme en paz. Mis ojos se cierran como si hacerlo evitara que el dolor profundo llenara mi cuerpo. El silencio es un ruido insoportable que me retumba en los oídos como si fuera el himno de la soledad.
Abro los ojos por un segundo y veo el brillo que la escasa luz provoca sobre la tijera que se encuentra en la mesa. A veces surge la gran pregunta: ¿Qué es el mundo para mí? ¿Qué soy yo para el mundo? ¿Cambiaría algo si dejara de existir? No lo pienso. En un rápido movimiento la tijera corta mi piel.
El arma cae con un ruido sordo sobre la madera oscura del piso. Existen dolores peores. En los últimos minutos pienso que probablemente hubiera podido salir adelante, qué gracia me hace. Una sonrisa se dibuja en mi rostro reflejado por el espejo que me devuelve la imagen de una niña que se muere. Una fría gota desciende por mi cara que palidece a medida que el piso se tiñe de rojo. La gota cae por el borde de ella hacia un mar de sangre que baña a un pequeño cuerpo indefenso frente a los golpes de la vida, indefenso frente a su propia mente…

SCARLET

Trough the Looking-Glass

Muñeca

De noche la función termina y vuelve a su oscuro agujero. La soledad se apodera de ella. Quiere llorar y dormir, pero no puede. La tristeza oprime su pecho, ahogándola, haciéndole pensar en su insignificante ser que no se compara con el mundo que la rodea. Su día a día es una constante oscuridad pero está lleno de sonidos. Ella quisiera poder ver, pero no puede; tocar, pero no puede. Quisiera tener el control de su vida, pero no puede, es inútil, la manipulan una y otra y otra vez; noche tras noche, día tras día. No es el demonio, tampoco es Dios, es alguien más quien maneja los hilos de la marioneta mientras que los niños aplauden felices. Un muñeco de trapo no debería sentir, pero no puede evitarlo.


SCARLET

12.19.2010

Bailaora

Al entrar al camarín, se sentían los nervios de la noche tan esperada.. Había terminado el primer cuadro y se acercaba el primer baile. Desde principio de año que habíamos estudiado esta coreografía, y por fin íbamos a presentarla frente a mucha gente.
Con cuidado para no dañar el peinado, iba retirando los invisibles que sostenían el peinetón y la mantilla que llevaba sobre la cabeza para el concierto de castañuelas. Con delicadeza pero no sin apuro, retiré la flor blanca de mi bolso rojo. 
Ese bolso había acompañado a mi mamá en la mayoría de las funciones en las que ella había estado, y ahora era a mí a quien acompañaba. La emoción recorría cada parte de mi cuerpo y no podía evitar que me picaran un poco los nervios.
Coloqué la flor en mi pelo, del lado izquierdo junto al rodete. La sujeté firmemente con varios invisibles y con la ayuda del espejo, retoqué un poco el maquillaje. Fui hacia el perchero donde yacía el vestuario que iba a utilizar durante todo el espectáculo. Retire con cuidado de la percha la torerita blanca de encaje y me la coloqué sobre el vestido marrón que llevaba puesto. Para que al levantar los brazos, no se subieran las mangas, la sujeté firmemente con dos alfileres de gancho de cada lado.
Ya estaba lista. Miré a mi alrededor: todas mis compañeras de baile estaban ocupadas retocando el peinado, colocándose la torerita, cerciorándose de que el borche dorado que teníamos en el escote del vestido estuviera bien sujeto.
Juntas subimos al escenario y nos colocamos tras bambalinas esperando nuestro turno. El esplendor de la bailaora que estaba antes de nosotras era hermoso: las luces rojas la iluminaban, y cada movimiento, contorsión que hacía con su cuerpo, movía los flecos de su mantón. 
Entonces llegó el momento. Se apagaron las luces, y entramos rápida pero sigilosamente y nos colocamos en posición: estaba de costado, pero el cuerpo giraba hacia el público. El brazo derecho levantado, y el otro atravesado, debajo del pecho. Todo el peso del cuerpo sobre la pierna izquierda, mientras la pierna derecha se encontraba más adelante.
Un escalofrío recorrió desde la punta de mis pies  hasta mi cabeza. Los nervios empezaban a atacarme ¿Podría recordar la coreografía? Entonces la música empezó, y yo con ella.
Casi sin darme cuenta, los nervios se fueron tan rápido como habían llegado. Ya no me preocupaba por recordar la coreografía, mi cuerpo sabía qué posiciones debía adoptar. No lo obligaba a seguir los pasos que la coreografía indicaba, como una máquina, sino que dejaba que solo fluyera y se acomodara como la música me pedía. Dejé de pensar y comencé a disfrutar de todas las sensaciones que me producía el bailar. Durante los tres minutos que duró la coreografía, fui la persona más libre del mundo. Y también la más feliz.
Me sentía conectada a la tierra con cada zapateo que realizaba, pisaba con fuerza y dejaba que el energía circulara y me irguiera sobre el escenario, frente a las luces y a las caras que no podía distinguir (claro, no tenía puestos los anteojos).
Un giro, otro más, primero un brazo, después el otro, una última vuelta, el último zapateo, y con ambos brazos extendidos hacia el techo, y la cara levantada, terminaba mi primer baile.
Sin duda, una de las mejores experiencias de mi vida.


 SCARLET

12.13.2010



I’ll Take the pills
Just because iI want to fall sleep
And dream that I am invisible.
But at 4 O’ clock, I Wake up
Then I realize that it was all
My imaginagion, and the real nightmare
Is THE REAL WORLD



3 a.m.



There is no escaping....
There's no place to hide....
You scream "Someone save me"
But they don't pay you no mind...
Goodbye!


You're walkin' down a horror corridor
It's almost 4 in the morning and you're in a
Nightmare, it's horrible
Right there's the coroner
Waiting for ya to turn the corner so he can corner ya
You're a goner he's onto ya
Out the corner of his cornea he just saw you run
All you want is to rest cuz you can't run anymore you're done
All he wants is to kill you in front of an audience
While everybody is watching in the party applauding it
Here I sit while I'm caught up in deep, thought again
Contemplating my next plot again
Swallowing a klonopin while I'm noddin in and out on the ottoman
At the ramada inn, holdin' on to the pill bottle then
Lick my finger and swirl it round the bottom and make sure I got all of it
Wake up naked at McDonald's with
Blood all over me, Dead bodies behind the counter, shit
Guess I must have just blacked out again...
Not again!

It's 3 A.M. in the mornin'
Put my key in the door and
Bodies layin' all over the floor and
I dont remember how they got there
but I guess I musta killed em (killed em)
I said...
It's 3 A.M. in the mornin'
Put my key in the door and
Bodies layin' all over the floor and
I dont remember how they got there
but I guess I musta killed em (killed em)

Sitting nude in my living room, it's almost noon
I wonder what's on the tube, maybe they'll show some boobs
Surfin' every channel until I find Hannah Montana
Then I reach for the Aloe and lanolin
Bust all over the wall panel and dismantlin' every candle
On top of the fireplace mantle and
Grab my flannel and my bandana then
Kiss the naked mannequin man again
You can see him standin' in my front window if you look in
I'm just a hooligan who's used to usin' hallucinogens
Causin' illusions again
Brain contusions again
Cutting and bruisin' the skin
Razors, scissors and pins
Jesus, when does it end?
Phases, that I go through
Dazed, and I'm so confused
Cheesed, that I don't know who
Gave, these molecules to
me, what am I gon' do?
Heed, the prodigal son
The diabolical one
Very methodical when I slaughter them

It's 3 A.M. in the mornin'
Put my key in the door and
Bodies layin' all over the floor and
I dont remember how they got there
but I guess I musta killed em (killed em)
I said...
It's 3 A.M. in the mornin'
Put my key in the door and
Bodies layin' all over the floor and
I dont remember how they got there
but I guess I musta killed em (killed em)

She puts the lotion in the bucket, it puts the lotion on the skin, or else it gets the hose again
She puts the lotion in the bucket, it puts the lotion on the skin, or else it gets the hose again

I choke and I slash sliced and gassed
Last night was a blast
I can't quite remember when I had that
Much fun of a half pint of a jack
My last spike and a half
A flashlight up Kim Kardashian's ass
I remember the first time I dismembered a family member
December I think it was, I was havin' drinks with my cousin
I wrapped him in Christmas lights, pushed him into the stinkin' tub
Cut him up into pieces and just when I went to drink his blood
I thought I oughta drink this bath water that oughta be fun
That's when my days of serial murder manslaughter begun
The sight of blood excites me, that might be an artery son
Your blood curdling screams just don't seem to bother me none
It's 3 A.M. and here I come so you should probably run
A secret passageway around here man there's gotta be one
Oh no there's probably none, he can scream all that he wants
Top of his lungs, but ain't no stoppin' me from choppin' him up... up
Cuz it's...

3 A.M. in the mornin'
Put my key in the door and
Bodies layin' all over the floor and
I dont remember how they got there
but I guess I musta killed em (killed em)
I said...
It's 3 A.M. in the mornin'
Put my key in the door and
Bodies layin' all over the floor and
I dont remember how they got there
but I guess I musta killed em (killed em) 



I'm the dancing queen

B L A N C A N I E V E S

Cometiste un grave error.
Yo te lo advertí, te dije que si no me  hacías caso te arrepentirías. Es una pena, pero te pasa por ser una niña desobediente. No debiste decírselo a nadie, nadie debía saberlo, pero ¡Ay! ¡Tenías que contarlo! No trates de esconderte, ya es tarde, lo hecho, hecho está y me temo que ya no puedes hacer nada.
¿Qué te voy a hacer? ¡Ay, querida! ¿Es que no entendés? No se trata de lo que VOY a hacer, sino de lo que YA hice. Es tarde, demasiado tarde… ¿No sentís nada todavía? Esto es mucho más lento de lo que creí, pero por lo menos me da tiempo para hablarte un poco.
Nunca te quise ¿Lo sabías? Nunca. Siempre detesté estar cerca de ti, tu inocente estupidez era realmente insoportable, un verdadero desperdicio de belleza: tu precioso cutis blanco; tu ondulado pelo, negro brillante y tus facciones infantiles.
Debo admitir que sí me sorprendiste al desafiarme: a pesar de que me expresé claramente diciendo que te convenía no contar nada, lo  hiciste igual.
Me parece que ahora sí lo estás sintiendo ¿Me equivoco? La sangre se te congela en el pecho, sentís náuseas y mareos, te cuesta respirar… ¿Es doloroso? Eso parece.
¡Ay, pequeña! Te levantaría del suelo, me doy cuenta de que te está costando y veo claramente que intentás sostenerte de los muebles, pero, verás, yo ya no soy tan joven como antes y tratar de levantarte le haría daño a mi espalda y sería un esfuerzo innecesario, no lograrías nada.
Los encontré en mi jardín, los frutos rojos digo. Son eficaces y se ven deliciosos aunque no los probé, claro. Algo peligrosos, pero sabrosos ¿No los notaste? Estaban en tu porción de torta.
Eso… así está mejor. Si cerrás los ojos está mucho mejor…Muy bien. Ahora descansa, pequeña Blancanieves.

SCARLET

Pesadilla

Las cortinas azules que ondean en la ventana parecen fantasmas deslizándose en la cálida noche. Sentada en la cama escucha el ruido del reloj cuyas agujas marcan al paso del tiempo, son las cuatro. Una fría gota de sudor cae lentamente desde la sien por el contorno de su cara. Su pecho se mueve veloz y su respirar agitado haría creer a cualquiera que se está ahogando. Otra gota sudorosa resbala por su cuello y cae por su espalda erizándole la piel y un rápido escalofríos recorre su cuerpo haciéndola temblar. Cierra los ojos y las imágenes saltan a su mente, los abre rápidamente para reprimirlas pero no puede, aún con sus ojos bien abiertos las imágenes siguen apareciendo.
Estira su brazo por la mesa hasta alcanzar la perilla del velador. ¡Genial! Había olvidado que la lámpara se había quemado esa mañana. ¿Qué puede hacer? Podría levantarse y encender la luz o quedarse allí, donde está y tratar de dormir. Decide prender la luz, pero no puede levantarse, su cuerpo es demasiado pesado y termina quedándose sentada porque tampoco puede acostarse.
Levanta la mirada y observa los fantasmas azules que ondean en la suave brisa nocturna. Abajo, en las calles, todo está en silencio. Trata de pensar en otra cosa, en algo que le sirva para distraer su mente y alejarla de las imágenes que su cabeza invoca. ¿Su familia estaría durmiendo? Probablemente sí, tranquila, cada uno en su cama descansando, felices; excepto ella.
Ya más tranquila apoya su espalda lentamente sobre el colchón y se tapa con la sábana. Cierra los ojos y sonríe: “Es sólo un sueño”.

SCARLET

12.12.2010

Quizá te parezca rara, pero eso no significa que no pueda amar...

Death note: L tiene una idea




L: …..

L: Entonces, ¿Cualquiera que toque el death note o el papel podrá verte?

Ryuk: Aparentemente



L: ¿Y las páginas nunca se acaban?

Ryuk: Sí. Como dice en: “Cómo usarse: XXXI”

L: ……… Ryuk, ¿Podrías por favor irte afuera por un momento? Necesito tiempo para pensar.

Unos momentos más tarde…

L: lol, ¡Es cómo una caja de pañuelos!

L: ……



Gente: ?????

Gente: ¡OH!¡¡¡¡¡¡¡¡DIOS MÍO!!!!!!!!!!!!

Noticias del Mundo Hoy
Reportero: Un pequeño grupo de habitantes de Japón, aparentemente está sufriendo de alucinaciones en masa.

VIVO
Gente: AAAAAAAAHHHHHHHH

Hombre: ¡Está justo ahí!, ¡¿No lo ven?!

Light: ¬¬ …….
L: :3

Light: ¡¿PORQUÉ DIABLOS HICISTE ESO?!

L: …Yo sólo quería divertirme un rato…


La verdadera amistad es aquella que aún siendo diferentes, amamos las diferencias. Aún siendo defectivos, nos aceptamos perfectibles.


12.11.2010

G. K. Chesterton dijo una vez:

“Los cuentos de hadas son bien ciertos, pero no porque nos digan que los dragones existen, sino porque nos dicen que podemos vencerlos”

12.08.2010

Sometimes I feel like dying ,
                    but sometimes I really want to die...

Persecución

Verde por todas partes; la sensación de vida que el color de los árboles y  el césped me da, quizá sea la característica que hace del bosque, en mi opinión, el más hermoso de los paisajes y uno de los más pacíficos. Sin embargo, en esta ocasión, el sentimiento es completamente opuesto.
El crepúsculo ilumina apenas y el aire se torna de un color purpúreo. Los verdes árboles, ahora negros, parecen las sombras de monstruos. Sus ramas, movidas por el viento, brazos que arañan el cielo como si quisieran hacerlo jirones y esparcir los retazos por la tierra.
La suave llovizna que ha caído, humedeció el suelo y el olor a tierra mojada penetra en mí con cada rápida inhalación, mientras mis piernas obligan a mis pies a ir tan rápido como jamás lo habían hecho.
Aquel paisaje que me pareció maravilloso y pasa demasiado rápido a mi lado como para poder apreciarlo, en una cuestión de segundos es ahora el escenario de mis mayores temores.
La paranoia nunca fue una característica mía, nunca. Aún así, tengo esta espantosa sensación desde esta mañana. Cuando me sentía mal, el bosque me reconfortaba, pero en esta ocasión, en cuanto apoyé un pie y la tierra húmeda se hundió bajo el peso de mi cuerpo, la fea sensación fue en aumento.
No pude aguantarla y creía que correr me haría sentir seguro; sin embargo, cuanto más corro los ruidos a mi espalda me parecen cada vez más cercanos, aquellos ruidos de la naturaleza que solían ser música para mis oídos ahora son inquietantes y la idea de que me observan es insoportable y cansadora.
Al sentir la tierra y las hojas en mi rostro seguido de un agudo dolor en mi pie y en las palmas de mis manos, comprendo que acabo de tropezar y caer fuertemente contra el suelo. Mi respiración agitada me hace dar cuenta de que estoy terriblemente cansado, pero no puedo detenerme, simplemente no puedo.
Como si hubiera sido alcanzado por un rayo, la descarga me obliga a levantarme velozmente y seguir corriendo es la única idea que está en mi cabeza.
A medida que el sol se oculta el bosque me resulta cada vez más espeso y la sensación se vuelve desesperante, como si el bosque entero; los árboles, el pasto, los arbustos; fueran quienes me observan sin descanso. Correr, correr, correr… escapar ¿Escapar? ¿Escapar de qué? No lo sé, pero algo me dice que no va a detenerse, no me dejará en paz y seguirá persiguiéndome a donde vaya.
Desconozco la razón, desconozco el motivo. Correr no va a servirme, aún así, el miedo no me da otra opción ¿Hasta cuándo dejaré de correr sin mirar atrás? Tampoco lo sé y no creo poder saberlo nunca. Quizá sea temporal, quizá sea eternamente; pero estoy seguro de una cosa: despertaré de esta pesadilla al escuchar aquel susurro estremecedor en mi oído, diciéndome: “No escaparás jamás”.

SCARLET
DANCE   until  die

12.03.2010

HEY  HO!   LET´S  GO!

Soledad

En la oscuridad del cuarto, las cajas y los peluches no tienen nombre ni forma, son sólo sombras que cambian de lugar cuando se cierra los ojos. Una temblorosa lágrima cae sobre su mejilla descendiendo lentamente, como si se avergonzara y tratara de tardar lo máximo posible, como si se encerrara de las distantes miradas del mundo y sólo le preocupara lo que pudieran pensar de ella. Las pierna flexionadas, con las rodillas apoyadas en su pecho y sus brazos abrazados a sus piernas, no le permiten respirar con naturalidad y el silencio provoca un zumbido insoportable que le recuerda a cada segundo que el tiempo pasa sin esperarla, que envejece a cada minuto, que pierde cada hora, que muere día a día.
Suelta las piernas y se tapa los oídos tratando de ahogar el insoportable zumbido, pero es inútil. El latido de su corazón sigue el tick-tack del reloj sobre su mesita de luz. Sus fotos, su diario, su música pero, eso no es su vida, esa mentira disfrazada no es la existencia de nadie, es sólo una parte, una máscara; porque todos lo saben, pocos lo admiten, en este mundo no todo es cálida luz. Cuando siente la oscuridad llenando su cuerpo, tiene la necesidad de huir, de escapar y encerrarse, sola y completamente olvidada en el círculo vicioso  de su día a día. Sus pensamientos se tiñen de negro, de una espesura tal que se horroriza de sí misma, pero no puede evitarlo, necesita la oscuridad, la necesita para sentirse viva, para sentirse humana. Busca en su subconsciente ¿Qué es ese sentimiento que la abraza, esa oscuridad que inunda toda su alma y que no puede evitar llorar? Se llama SOLEDAD.
La voz de su madre resuena en la casa sacándola del trance, es hora de comer. Su mano recorre su cara secando las lágrimas, respira hondo y se levanta. Detrás de sí, deja que se eleve lentamente hasta volver a su forma original el hueco que con su peso ha formado en la cama, como si nada hubiera ocurrido, como si la oscuridad quedara atrapada mientras abre la puerta y la luz de la cocina inunda el cuarto. 

SCARLET

12.02.2010

Violoncello

Still Doll

video

Hi, Miss Alice.  
Anata garasu no
Me de donna yume wo
Mirareru no?
Mirareru no?
 
Mada atashi
Kokoro ga sakete
Nagarederu
 
Tsukurotta
Tsukima ni sasaru
Kioku-tachi
 
Hi, Miss Alice.
Anata ga jitsu no
Kuchi de dare ni ai wa
Nageteru no?
Nageteru no?
 
Mou atashi
Kotoba o tsumaku
Shita no netsu
 
Same kitte
Meteru outamo
Utae nai
 
Still, you do not answer..
 
Hola señorita Alice
¿A través de tus ojos de cristal
que clase de sueño
podrás ver?
podrás ver?
 
Otra vez yo
El agujero de mi corazón
Punzado por los recuerdos
De nuevo se desgarra alejándose
 
Hola señorita Alice
¿Por quien
está suspirando amor
tu dulce boca?
tu dulce boca?
 
Otra vez
en mi caliente lengua
que giran las palabras
mi amada canción
ya no puedo cantar
Y aún así tú no me respondes